La historia del tatuaje en la cultura griega y romana

La historia del tatuaje en la cultura griega y romana 1

En los inicios de la cultura griega y romana, el tatuaje era considerado una práctica relacionada a los pueblos bárbaros. Los griegos aprendieron las técnicas de los tatuajes de los persas, y lo utilizaban para marcar a esclavos y criminales. De esta manera podían ser fácilmente identificados si intentaban huir. Posteriormente, los romanos adoptaron esta práctica de los griegos, dado que sus ejércitos estaban conformados por un importante número de mercenarios. Éstos eran tatuados para poder identificar a los desertores del ejército.

Muchos autores clásicos griegos y romanos hablan del tatuaje como un modo de castigo. Se  creía que los sujetos culpables de sacrilegio debían ser tatuados y expulsados.

Según el historiador Zonaras, el emperador griego Teófilo se vengó de dos monjes que le habían criticado públicamente. Hizo que les tatuasen en la frente once versos de un poema obsceno.

También está documentado que algunos soldados del ejército de Adriano lucían un tatuaje respectivo a su pertenencia a las legiones, asimismo se cree que era una práctica frecuente entre los legionarios que servían en el Muro de Adriano.

Vegetio (escritor romano, obra Epítome de la ciencia militar, siglo IV a.C.) relata que los reclutas debían ser marcados con la aguja con el emblema oficial de la legión tan rápido como fuesen admitidos en ella, pero no antes de haber superado unas duras pruebas físicas que asegurasen que estaban preparados para servir en ella.

No se sabe qué aspecto tenía esta marca de pertenencia al ejercito romano, aunque lo más probable es que fuese el propio símbolo identificativo de una legión en particular, un número identificativo (muchas de ellas tenías como símbolo identificativo animales imaginarios o reales, personajes mitológicos, etc.), o tal vez algún otro motivo más abarcativo como podría ser el águila, símbolo habitual presente en la imaginería del ejército romano.

Según algunos expertos, existen evidencias de que estas marcas de pertenencia al ejército se llevaban a cabo en las manos de los soldados. Aetio, médico romano del siglo VI, escribe en un tratado acerca de estos tatuajes, y relata que se efectuaban en las manos de los soldados, e incluso da información acerca de la técnica de tatuaje que se utilizaba, en la que antes se limpiaba la parte a tatuar con jugo de puerro, conocido por sus propiedades antisépticas. El diseño se realizaba, perforando la piel hasta que se generaba sangre, y después la tinta se embadurnaba sobre esa zona, para que penetrase en la herida.

El término tatuaje hace referencia a stigma, y su significado original todavía se encuentra en los lenguajes modernos. Entre varias acepciones posibles, define la perforación hecha con un instrumento puntiagudo, marca distintiva hecha en la carne de un esclavo o criminal y también marca de desgracia o vergüenza.

Compartir en Google Plus

Acerca de Graciana Borgarello

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios