Ingenioso, inteligente, leal y divertido: tatuaje de mono

Ingenioso, inteligente, leal y divertido: tatuaje de mono 1

Siempre opuesto al cambio, pero adaptándose bien a él con el correr del tiempo, el travieso mono ha hallado su sitio en la religión, el folclore, la mitología y la astrología. Como diseño para un tatuaje puedes encontrarlo saltando sobre varias zonas corporales; algunas veces en la forma de un carácter Chino, o kanji. En el zodíaco chino, el mono es rápido, ágil  y posee diversos talentos, pero también tiene tendencia a ser un oportunista, y a veces su excesiva confianza puede culminar costándole caro en ciertas ocasiones.

Las leyendas cuentan cómo el mono ascendió a estatus de figura divina y también sus desventuras en su vida terrenal. Desde su posición de poder, el mono generalmente causa estragos y desbarata el orden de las cosas, lo que muy a menudo provoca la ira de los Dioses. Una vez puesto en su sitio por los poderes superiores, el mono aprende de sus errores, por lo que su sabiduría se ve incrementada.

Hanuman es el Dios momo Hindú. Algunos lo consideran una reencarnación de Shiva, uno de los primordiales Dioses del Hinduismo. En el hinduismo, suele comportarse de modo heroico y siempre persigue que se actúe con justicia y equidad. El trueno, el viento y el sol están relacionados con el mismo.

En el antiguo Japón el mono era tenido en cuenta como un mensajero de los Dioses. Era también un representante de un matrimonio armonioso, de la fertilidad y de una infancia segura. Asimismo era considerado un protector frente a las enfermedades y los demonios.

También nos encontramos en Japón con los Tres Monos Sabios, que se tapan con sus manos los ojos, los oídos y la boca respectivamente, provienen de antiguas leyendas chinas que se divulgaron en Japón con la llegada de la escritura. Los nombres de los monos son Kikazaru (no oye), Iwazaru (no habla) y Mizaru (no ve), que hacen referencia a un juego de palabras japonés, ya que saru quiere decir mono.

Estos personajes del folclore japonés, nos indican un camino que el hombre tiene a su disposición para obtener la sabiduría. El camino es simple y consiste en tres pasos representados por cada uno de los monos: negarse a escuchar maldades, negarse a ver maldades y, por último, negarse a decir maldades.

Una conocida leyenda de oriente habla del mono que acompañó al primer monje budista en su viaje histórico desde la India a China llevando con él las sagradas enseñanzas Budistas. Buda escoge al mono como el mejor compañero que el monje podría tener, al ser inteligente y valeroso, y lo considera capaz de cuidar al monje de los demonios y los espíritus malignos que pudiese hallar a lo largo del trayecto.

Compartir en Google Plus

Acerca de Graciana Borgarello

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios