Corea del Sur: el arte de inyectar tinta en la piel es ilegal

Corea del Sur: el arte de inyectar tinta en la piel es ilegal 1

Las leyes surcoreanas establecen que sólo pueden realizar tatuajes doctores titulados en clínicas. Esto trae aparejado fuertes multas e incluso cárcel y una vida laboral en la clandestinidad. Todo ello debe afrontar todo profesional del tatuaje en Corea del Sur, un país donde el arte de inyectar tinta en la piel es ilegal.

Si bien legalmente figuran como desempleados, tatuadores se las ingenian para contar con sus locales abiertos siempre alerta a la entrada por la llegada de policías.

Las leyes surcoreanas consideran los tatuajes un procedimiento médico que sólo pueden efectuar doctores titulados en clínicas y hospitales, razón por la cual se relega a la clandestinidad a auténticos profesionales de este ámbito.

Cada vez son más las personas que se tatúan y la mayoría lo hace en estudios ilegales. Como consecuencia a la presentación de una propuesta para legalizar estos procedimientos,  surgieron diversas cuestiones tales como denuncias por malas prácticas producto de la desregulación. En otros términos, las autoridades justifican la legislación por cuestiones de salud pública, incluida la necesidad de evitar toda propagación del virus VIH o de la hepatitis por agujas mal esterilizadas.

La Asamblea Nacional no considera una prioridad la legalización de los tatuajes y por el momento mantiene congelado el debate. Tatuadores más optimistas están a la espera y con anhelo de que en pocos años se legalice, lo que permitiría dejar de trabajar con miedo a que en cualquier momento la policía haga una redada en su estudio. Las expectativas están basadas en la cada vez mayor aceptación social del tatuaje en la conservadora sociedad surcoreana.

Es necesario que se produzca todo un cambio en la percepción social de los tatuajes.

Los tatuajes en Corea del Sur tradicionalmente estaban vinculados a la imagen de gánster y chicos malos pero actualmente muchas más personas y especialmente jóvenes los ven como algo atractivo y de moda.

En realidad, los tatuajes están de moda en Corea del Sur, tras años relegados al crimen organizado. Aún así, la legislación no evolucionó al mismo ritmo que la sociedad y los tatuadores ejercen su arte en la sombra.

Los amantes de los tatuajes, popularizados por los deportistas y las estrellas del pop, son cada vez más numerosos en el país, al igual que en el resto del mundo. Empero en Corea del Sur, los tatuadores no tienen derecho a ejercer su profesión y los tatuajes se encuentran entonces entre la moda y la ilegalidad.

Compartir en Google Plus

Acerca de Graciana Borgarello

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios