Algunas curiosidades sobre los tatuajes

Algunas curiosidades sobre los tatuajes 1

Tradicionalmente, los presos tenían prohibidas las máquinas tatuadoras en el momento en que entraban en prisión. Y entonces, ¿cómo es que todos visualizamos presos tatuados al pensar en una cárcel? La respuesta está en la maña de estos hombres: fabricaban sus propias máquinas de tatuar con cuerdas de guitarra usando como motor un reproductor de cassettes. La tinta la conseguían al fundir neumáticos con calor hasta obtener una solución líquida; ésta es la razón por la que hoy muchos de esos presos padezcan graves enfermedades.

El tatuaje más popular en el marco de los presos son cinco puntos en la mano, entre el dedo pulgar y el índice. Algunos dicen que representa a  un hombre rodeado por cuatro paredes; otros que es un hombre contra cinco elementos; otros que son cuatro presos rodeando a un policía…y así muchas otras conjeturas.

En el año 1991, científicos hallaron un cadáver congelado en Los Alpes, con miles de años de antigüedad, con un total de cincuenta y siete tatuajes sobre su piel.

La última tendencia en materia de tatuajes, es hacerse uno que contenga la información sanitaria necesaria en caso de emergencia médica, ya sea con palabras clave o con un código concreto.

Antiguamente, las tintas usadas para tatuar tenían elementos metálicos. La consecuencia en la actualidad que deriva de este hecho, es que las personas tatuadas con este tipo de tintas no pueden, por ejemplo, hacerse una resonancia magnética en un hospital, debido a que la máquina les arrancaría la piel. Al haberse reconocido este grave inconveniente, se ha impuesto la utilización de tintas vegetales, menos agresivas y que no implican problemas de esta índole. Otro aspecto referido a las tintas metálicas, y que cabe destacar, es su volatilidad, dado que los dibujos llevados a cabo con esta tinta al poco tiempo aparecían emborronados sobre la piel. Además estas tintas se oxidaban provocando un virado en su color hacia tonos verdosos.

Muchísimas personas que están tatuadas creen que el único medio para suprimir los diseños de la piel es el láser. Pero esto no es así; asimismo existen técnicas como la electrocoagulación, la criocirugía, la dermoabrasión e incluso la extirpación quirúrgica. Lo que tenemos que recordar es que todas ellas dejan una cicatriz en la piel difícil de disimular, salvo que nos tatuemos encima.

Los tatuajes que más se han conocido a lo largo de la historia han sido los de las mujeres egipcias, datados hace más de 2000 años.

Es recomendable que las mujeres que quieran ser madres no decidan realizarse un tatuaje estando embarazadas, dado que en el caso de que se produjera algún contratiempo en el tatuaje, podría afectar tanto a su salud como a la del bebé. Si se posee un tatuaje en la zona inferior de la espalda, no se le podrá administrar a la paciente la anestesia epidural (para disminuir los dolores del parto) porque la anestesia podría juntarse con la tinta del tatuaje y generar serias complicaciones al infectarse la médula espinal.

Si terminas de hacerte un tatuaje y deseas donar sangre, deberás esperar seis meses para poder hacerlo en el caso de España, mientras que en otros países deberás esperar al menos dos años como medida de seguridad.

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Graciana Borgarello

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios